Utilizamos esta expresión cuando hacemos referencia a una discusión, tan fuerte, en la que resulta imposible que las dos partes se puedan poner de acuerdo sin recurrir a la violencia, o por lo menos, sin montar un buen alboroto. Pero, ¿Sabes de dónde viene esta frase hecha?

Seguir leyendo.

Anuncios