Elegí leer este libro porque, de la noche a la mañana, empecé a verlo por todas partes; en revistas, en blogs, en las tiendas… así que pensé que podría estar bien. El título, desde luego, es atractivo; No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas, promete diversión. Luego la historia decepciona un poco.

Seguir leyendo…

Anuncios