Anoche terminé de leer el cuarto libro de la saga Millennium, Lo que no te mata te hace más fuerte. No sabría decir si estas novelas están entre las que más me han gustado pero, lo que sí es cierto, es que son las que más me han enganchado. A pesar de ser extensos ninguno de ellos me ha durado más de una semana, así que, supongo que sí, están entre mis novelas favoritas.

Como a estas alturas de la película ya casi todos habréis leído los primeros libros, esta reseña va a ser un poco general sobre la saga completa. Como suele ocurrir con casi todas las historias que se dividen en varios tomos, la primera siempre es la mejor. Quizá porque es la que logra sorprendernos y, claro está, porque el autor sabe que es en esta en la que se la juega, en función de si nos gusta o no el primer tomo leeremos los demás. Por eso digo sin titubeos que Los hombres que no amaban a las mujeres es el mejor libro de los cuatro.

Millennium 1

Sinopsis: El protagonista de la novela se llama Mikael. Ha trabajado durante mucho tiempo en una revista de sociología y de economía. Ese es su único currículo como «investigador». Sin embargo, en el ocaso de su vida recibe un encargo sorprendente. Un hombre llamado Henrik Vanger le pide que investigue una desaparición que se remonta muy atrás en el tiempo. La de su sobrina, que quizás fue asesinada. En cualquier otro momento de su vida Mikael, que ha sido una auténtica estrella del periodismo, hubiera renunciado, pero éste no es un momento cualquiera. Mikael tiene problemas con la justicia, está vigilado y encausado por una querella por difamación y calumnia. Detrás de la querella está un gran grupo industrial que amenaza con derrumbar su carrera y destruir su reputación. De manera que se hace ayudar por Lisbeth Salander. Lisbeth es una mujer turbadora, incontrolable, socialmente inadaptada, con todas las partes del cuerpo o bien tatuadas o bien perforadas por piercings. Pero tiene extraordinarias cualidades como investigadora, entre ellas una excelente memoria fotográfica y un extraordinario dominio informático que le permitirán encontrar lo inencontrable.

Con todo lo que me enganchó esta novela estaba claro que la segunda caería en mis manos y después la tercera… Además La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina y La princesa en el palacio de las corrientes de aire son, a mi modo de ver, una misma historia contada en dos veces, quizá, por lo extenso que resultaría narrarlo todo en un mismo libro. En cualquier caso, es la tercera parte la que más me gusta de todas porque se conocen más cosas de Lisbeth Salander, una mujer que si estuviera en nuestro círculo de amigos seguramente no soportaríamos pero que desde la perspectiva que da el papel de observador no nos queda más remedio que querer y admirar.

Millenium 2

Sinopsis: Lisbeth Salander se ha tomado un tiempo: necesita apartarse del foco de atención y salir de Estocolmo. Trata de seguir una férrea disciplina y no contestar a las llamadas ni a los mensajes de Mikael, que no entiende por qué ha desaparecido de su vida sin dar ningún tipo de explicación. Lisbeth se cura las heridas de amor en soledad, aunque intente distraer el desencanto mediante el estudio de las matemáticas y con ciertos placeres en una playa del Caribe.¿Y Mikael? El gran héroe vive buenos momentos en Millennium, con las finanzas de la revista saneadas y el reconocimiento profesional por parte de los colegas. Ahora tiene entre manos un reportaje apasionante sobre el tráfico y la prostitución de mujeres procedentes del Este que le ha propuesto Dag Svensson, periodista de investigación, y su mujer, la criminóloga e investigadora de género Mia Bergman.Las vidas de los dos protagonistas parecen haberse separado por completo, pero entretanto… una muchacha, atada a una cama, soporta un día tras otro las horribles visitas de un ser despreciable y, sin decir palabra, sueña con una cerilla y un bidón de gasolina, con la forma de provocar el fuego que acabe con todo.

Millenium 3

Sinopsis: Los lectores que llegaron con el corazón en un puño al final de La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina quizás prefi eran no seguir leyendo estas líneas y descubrir por sí mismos cómo sigue la serie y, sobre todo, qué le sucede a Lisbeth Salander.
Como ya imaginábamos, Lisbeth no está muerta, aunque no hay muchas razones para cantar victoria: con una bala en el cerebro, necesita un milagro, o el más habilidoso cirujano, para salvar la vida. Le esperan semanas de confi namiento en el mismo centro donde un paciente muy peligroso sigue acechándola: Alexander Zalachenko, Zala. Desde la cama del hospital, Lisbeth hace esfuerzos sobrehumanos para mantenerse alerta, porque sabe que sus impresionantes habilidades informáticas van a ser, una vez más, su mejor defensa.
Entre tanto, con una Erika Berger totalmente entregada a su nuevo trabajo, Mikael se siente muy solo. Quizás Lisbeth le haya apartado de su vida, pero a medida que sus investigaciones avanzan y las oscuras razones que están tras el complot contra Salander van tomando forma, Mikael sabe que no puede dejar en manos de la Justicia y del Estado la vida y la libertad de Lisbeth. Pesan sobre ella durísimas acusaciones que hacen que la policía mantenga la orden de aislamiento, así que Kalle Blomkvist tendrá que ingeniárselas para llegar hasta ella, ayudarla, incluso a su pesar, y hacerle saber que sigue allí, a su lado, para siempre.

Y así llegamos a la última de las entregas de estas aventuras y, por fuerza mayor, se produce un cambio de autor. David Lagerecrantz le toma el relevo al fallecido Stieg Larsson y el mundo se divide en dos; los que creemos que la novela no pierde fuerza y que Lagerecrantz consigue continual con el legado de Larsson y los que creen que hubiera sido mejor dejarlo en el tercer libro.

Desde mi humilde punto de vista, si no fuera porque sé que no es Larsson quien ha escrito esta cuarta entrega de Millennium no hubiera notado la diferencia. Aunque lo que sí es cierto es que en este último libro me ha costado un poco más seguir la trama, no sé si por lo técnico que ha sido en muchos casos el lenguaje informático utilizado o porque realmente si que se ha notado el cambio de pluma. En cualquier caso, estoy deseando que saquen ya la quinta parte porque cuanto más detalles descubro de la vida y de la familia de Salander más enganchada estoy a esta saga. Sólo espero que sepan dejarlo en lo más alto y que no acabe muriendo de éxito.

Millenium 4

Sinopsis: Lisbeth Salander está inquieta. Ha participado en un ataque hacker sin razón aparente y está asumiendo riesgos que normalmente evitaría. Mientras, la revista Millennium ha cambiado de propietarios. Quienes le critican, insisten en que Mikael Blomkvist ya es historia.
Una noche, Blomkvist recibe la llamada del profesor Frans Balder, un eminente investigador especializado en Inteligencia Artificial quien afirma tener en su poder información vital para el servicio de inteligencia norteamericano. Su as en la manga es una joven rebelde, un bicho raro que se parece mucho a alguien a quien Blomkvist conoce demasiado bien.
Mikael siente que esa puede ser la exclusiva que él y Millennium tanto necesitan, pero Lisbeth Salander, como siempre, tiene sus propios planes.

Anuncios