No sé si es por ser Lunes a las 20:30 de la tarde o porque me cuesta admitir que una novela de Pérez-Reverte no me ha gustado, pero la verdad es que de El Asedio me da pereza hasta escribir la reseña.

Compré este libro hace unos días porque me quedé sin lectura para el metro. Hacía mucho que no leía nada de Pérez-Reverte, de lejos mi autor favorito, así que cuando lo tuve en la mano no me lo pensé dos veces. A todas luces fue un error. En 800 páginas no pasa nada, se describe de forma muy detallada la ciudad de Cádiz y la situación de guerra que se vivía en 1811, pero no pasa nada interesante.

El Asedio

Sinopsis: Cádiz, 1811. España lucha por su independencia mientras América lo hace por la suya. En las calles de la ciudad más liberal de Europa se libran batallas de otra índole. Mujeres jóvenes aparecen desolladas a latigazos. En cada lugar, antes del hallazgo del cadáver, ha caído una bomba francesa. Eso traza sobre la ciudad un mapa superpuesto y siniestro: un complejo tablero de ajedrez donde la mano de un jugador oculto —un asesino despiadado, el azar, las curvas de artillería, la dirección de los vientos, el cálculo de probabilidades— mueve piezas que deciden el destino de los protagonistas: un policía corrupto y brutal, la heredera de una importante casa comercial gaditana, un capitán corsario de pocos escrúpulos, un taxidermista misántropo y espía, un enternecedor guerrillero de las salinas y un excéntrico artillero a quien las guerras importan menos que resolver el problema técnico del corto alcance de sus obuses.

Como decía al principio, me cuesta admitir que esta novela me ha aburrido sobremanera porque Pérez-Reverte es un autor que me encanta. He leído prácticamente todo lo que ha escrito, tanto en forma de novela como en la prensa, y nunca había tenido esta sensación. La sensación de que no pasa nada interesante en la novela. La historia de las muertes de las chicas no engancha, y la historia de los artilleros franceses es demasiado técnica, las descripciones de las armas son tan detalladas que, para una profana como yo, resulta bastante aburrida. Sólo la parte en que se habla de la heredera y el capitán tiene algo de chispa. Las mujeres de Pérez-Reverte siempre me  gustan porque son fuertes, inteligentes y duras. No son damiselas en apuros.

Desde mi punto de vista, El Asedio no es un libro que yo recomendaría.

Anuncios