Este es el título de la segunda entrega de la trilogía Pídeme lo que quieras, de Megan Maxwell. Los lectores habituales de La página número trece ya saben que el primero de los libros me gustó bastante. Es cierto que no tiene nada que ver con lo que la chica del Circulo de Lectores me vendió, pero tengo que reconocer que cogí la segunda parte  con muchas ganas.

Ahora y siempre

Las primeras páginas pasan volando, no quiero desvelar demasiado pero, hay que recordar que el primer libro termina con una bronca monumental entre Eric y Judith y yo estaba ansiosa por ver la reconciliación. Esta llega, por supuesto, y a partir de ahí la historia se vuelve aburrida. Las páginas restantes no son más que una rutinaria vida de pareja, con mucho dinero y sexo salvaje eso sí, en la que se dan broncas como las que todos tenemos. Nada demasiado emocionante.

No me gusta dejar las historias a medias, así que leeré la tercera parte, si bien no creo que compre el libro, si lo encuentro en una biblioteca veré como acaba este romance, sino, reseñas muy buenas me tengo que encontrar para ir a la librería.

Anuncios