Esta saga, compuesta por tres libros, llegó a mis manos por pura casualidad. Siempre voy leyendo en el metro y tengo la mala  costumbre (cualquier día muero atropellada) de seguir leyendo mientras camino por la calle. Estaba ya cerca de mi portal cuando la chica que vende Círculo de Lectores se encontró conmigo, libro en ristre, una presa fácil. Yo por aquel entonces estaba leyendo 50 Sombras de Grey, y viendo que la venta estaba hecha, me aseguró que Pídeme lo que quieras era el libro que yo necesitaba, algo erótico pero diferente a la historia de Anastasia. Soy fácil, y he vendido puerta por puerta, así que lo compré.

Pídeme lo que quieras

No tenía intención de leer dos novelas eróticas seguidas, todo tiene un límite, así que tras alguna historia policíaca me sumergí en la historia de Judith Flores y Eric Zimmerman. De primeras tengo que decir que me costó mucho ver a Zimmerman como un hombre fornido y atractivo, mientras la autora intentaba ponerme caliente enumerando sus muchas y muy varoniles cualidades yo no podía sacar de mi mente al corresponsal de Antena 3 en Israel. Esto hizo que me costara ponerme en situación. Una  vez salvado este obstáculo pude centrarme en la historia.

Ante todo quiero dejar claro que la novela me ha gustado mucho y que ya tengo el segundo libro esperando, si bien hay que decir que los primeros capítulos recuerdan demasiado al Sr. Grey. Chico increíblemente rico, guapo y joven seduce a chica guapa, joven, pobre e ingenua y la inicia en una serie de perversiones jamás soñadas por la dulce protagonista. Menos mal que esta situación cambia y Judith muestra más carácter que Anastasia, ella lo llama la furia española, y quizá tenga razón. Me gustan las mujeres con personalidad y genio, me gusta el personaje de Judith Flores, más que el de él.

En cuanto la carga erótica de la novela, las fantasías que refleja son bastante variadas, sexo en grupo, en lugares públicos, dominación (sin llegar al sado),… para alguien que lee en el metro no esta nada mal, aunque, sinceramente, son las partes de la historia que menos me gustan. Como ya he comentado alguna vez, a mi con las novelas eróticas me pasa lo que dice el chiste, veo la peli porno hasta el final para saber si los protagonistas se casan. En esta primera entrega no queda claro, así que tendré que comenzar con la segunda.

Anuncios